Luis de Echeandia intelectual y militante peronista, amigo y compañero

Viernes 6 de Diciembre del 2019

Por Víctor Ramos.

Son pocos los compañeros que reúnen estas dos importantes condiciones: intelectual y militante peronista. Luis es uno de ellos. Como Arturo Jauretche de origen vasco, compartían no solo ideales, sino el sentido común, de encontrar respuestas sencillas a temas complejos.

En los tiempos oscuros de la dictadura militar, Luis, sufrió detenciones, persecuciones y proscripciones; y en los tiempos democráticos nunca hizo gala de ello, “en  homenaje a los compañeros que dieron su vida o que sufrieron tortura en grados verdaderamente terribles”. Y decía también, que su situación personal “no fue un hecho casual, fue el resultado de una opción de vida”.[1]

Dirigente de la agrupación Konfluencia Popular P+K, Luis de Echeandia, no dejaba de luchar por la unidad del movimiento. Sabía que esa era la clave del triunfo popular.

Su tarea de adoctrinamiento y persuasión no se detenía nunca. El objetivo siempre, siempre, como una causa religiosa, era la búsqueda de consensos y caminos buscando la “konfluencia”. Esa premisa lo llevó a escribir en la Revista Linea sobre este asunto en los tiempos difíciles.

La lucha por la unidad del movimiento nacional lo desvelaba, pero no arriarba banderas que consideraba innegociables como los basamentos centrales del peronismo.

 

En Evaristo Cultural, Luis escribió unas líneas sobre el Papa Francisco que hoy rescatamos:

 

“Soy un peronista militante desde los años 60 y participe en las variantes más duras e izquierdistas del movimiento.

Desde el punto de vista confesional soy un ateo cristiano y me vanaglorio de que mi conducta trata de cumplir con los preceptos éticos y morales sin esperar por ello más recompensa que haber cumplido con mi conciencia.

Conmovido por la elección de Bergoglio a pesar de mi muy escasa relación con la iglesia no puedo menos que sentirme molesto por las críticas prejuiciosas, extremistas o por lo menos apresuradas sobre el Papa Francisco.

Jorge Bergoglio es argentino y peronista esto para un papa no es poco y, como jesuita, sería un papa negro, o sea, negro y peronista. Al margen del humor, los que vivimos la dictadura desde la resistencia y el exilio interior sabemos que no todos pueden ser el che Guevara, por eso respeto a aquellos que desde su posición de curas, jueces, funcionarios y aun militares sin jugarse y manteniendo sus posiciones en la estructura a la que pertenecían nos dieron subrepticiamente alguna mano, alguna información.

Los hombres y mujeres de la política sabemos lo difícil que es mantener el equilibrio entre mantener y mantenerse en una estructura organizativa y cumplir con el cometido de la misma sin provocar su destrucción en los tiempos difíciles, sirva como ejemplo las organizaciones gremiales durante la dictadura, muchísimos pagaron con su vida el mantener sus convicciones, otros se replegaron y preservaron sus organizaciones, ambos son necesarios unos conservan la mística, otros la estructura, que es lo que vence al tiempo.

La iglesia no es diferente, tiene a Monseñor Angellelli y los Curas Palotinos, cobardemente asesinados, a De Nevares y Novak que siempre mantuvieron su actitud crítica, a otros que negociaban en difícil equilibrio (entre los que creo estaba Bergoglio), y los que eran vergonzosamente colaboracionistas y cómplices.

Evidentemente Bergoglio llega a Papa por ser un hombre de la estructura y en las estructuras sólo se llega al poder respetando sus leyes, pero esto si bien garantiza continuidad no presupone que quien recibe, como en este caso, la suma del poder religioso, no pueda imponer criterios nuevos dentro de determinados márgenes. Juan XXIII fue electo por un cónclave de cardenales designados casi en su totalidad por Pío XII y sorprendió a la iglesia y al mundo.

Bergoglio es reconocido por su inteligencia, cultura y brillantez, a llegado al máximo nivel posible para un prelado, no es esperable que apruebe el aborto ni el matrimonio igualitario, son fundamentos de su fe, pero recemos para que su pasado jesuita y peronista lo ilumine, que tome partido por los pueblos, por Latinoamérica, por los pobres, que su reinado lo transforme en el Perón de la cristiandad y vivamos la alegría de que si Dios es argentino el Papa también.”

 

 

                  El el Facebook de su hija Fe encontramos una gran síntesis llena de ternura que lo describe de una manera impecable:


“Tu casa es mi casa siempre. No seas miserable: ni con lo grande ni mucho menos con lo pequeño; ni con quien no le falte ni mucho menos con quien le falte. Compartir porque acá nada es de nadie, porque el que se cree dueño pierde.
Y calma, ante todo tranquila Fé, porque el que se enoja también pierde”.
Generoso, sereno, inteligente, solitario, libre, paciente, pacifista, anti clasista, anti racista, militante, peronista y pensador. Todo ésto y mucho más me regaló la vida al rencontrarte con mi madre y elegir quedarte con nosotras.
Lo último que me compartiste hace unos días fue: “La realidad no se discute, se acepta o se transforma”. Y todavía ando meditándolo.
Me dejaste con las ganas de escuchar más. “No esperes que yo vaya, vení vos si queres...”. Que bien que la hiciste, cómo te nos fuiste sin chistar.
Chapeau papu!! 
?? Te vamos a extrañar Luisito, Copete, Eustaquio, Luis Carlos De Echeandía, buen viaje de retorno, te amamos por siempre, tus hijes y nietes. Emi, Ro, Agus, Bauti, Tizi, Mati y Fé. (en la foto lo vemos acompañado de sus hijos y nietos)

 

No lo despedimos a Luis, siempre estará en nuestra memoria.  Los nunca suficientemente largos cafés, sobre la Avenida Corrientes o la de Mayo donde encontrábamos en él, comprensión, tolerancia y debate franco; su atención siempre puesta desde el lugar del otro, sin pedir nada y ofreciendo todo. Como a José Hernández lo recordamos sus compañeros.

 

Pues son mis dichas desdichas

las de todos mis hermanos,

ellos guardarán ufanos

en su corazón mi historia, 

me tendrán en su memoria

para siempre mis paisanos. 

 

 

 



[1] De evaristocultural.com.ar

 

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *